Fútbol S/A: ¿por qué es hora de que los clubes se conviertan en empresas?

Por Eduardo Carlezzo.

De los 30 clubes de fútbol del mundo con mayor capacidad para generar riqueza, solo 3 están constituidos como asociación.

En varias areas de la economía y la sociedad parece que en Brasil tenemos una insistencia insoportable en navegar contra el mundo. Y cuando finalmente decidimos tomar la misma dirección, ya llevamos 20 años de retraso, al menos. En lo que respecta a la estructuración y organización empresarial de los clubes de fútbol, lamentablemente, también es así.

Un número cercano al 99% de los clubes de fútbol en Brasil están constituidos como una asociación, cuyo modelo es bastante antiguo y en varios clubes nació incluso antes del ahora extinto Código Civil de 1917. Pocos clubes se constituyen como una sociedad limitada o anónima.

Cuando miramos al mundo desarrollado, esta cifra cambia drásticamente y vemos que la regla es la constitución de clubes como empresa, con propietarios bien definidos y algunos incluso con acciones cotizadas en bolsa.

Un vistazo rápido a la Deloitte Football Money League 2021 muestra que de los 30 clubes de fútbol del mundo con mayor capacidad de generar riqueza, solo 3 están constituidos como asociación: Barcelona, Real Madrid y Schalke 04.

Barcelona vive una crisis política sin precedentes y este año 2021 reveló la existencia de una deuda muy pesada de más de 7.500 millones de reales, lo que la coloca en una situación financiera muy grave. No es coincidencia que el anterior presidente del club ha renunciado en octubre del año pasado y se convocaron nuevas elecciones para marzo de este año.

El Real Madrid tampoco tiene una deuda baja: casi 6.000 millones de reales. Sin embargo, la diferencia crucial es que tiene una deuda a corto plazo hasta cierto punto manejable, que no es el caso de Barcelona.

El Schalke 04, uno de los clubes con más tradición de Alemania, es el último de la competición y tiene muchas posibilidades de descender. Con deudas superiores a R$ 1,5 mil millones, ya se habla abiertamente de los procedimientos de insolvencia en Alemania. ¿Y cuál es una de las alternativas, aunque compleja, que se pone sobre la mesa? Transformación en empresa.

Por tanto, está claro que los 3 clubes formados como asociación entre las 30 personas más ricas del mundo tienen verdaderos problemas económicos. ¿Solo coincidencia? Entiendo que no.

Los clubes formados como una asociación, donde nadie posee nada, tienden a tener una mayor relajación en las reglas de control financiero. Una mirada rápida a América del Sur, donde prevalece el modelo asociativo, con la excepción de Chile y Colombia, y parcialmente de Uruguay, lo demuestra.

Los clubes formados como asociación definen su directorio mediante elección, muy similar a las elecciones municipales. Dentro de estos clubes hay varios grupos políticos, similares a los partidos, que cada 3 o 4 años se enfrentan en las urnas en busca de mando.

Mirando al otro lado de la mesa, tenemos al Bayern de Múnich, un sueño para cualquier entrenador de fútbol profesional. Está constituido como FC Bayern München AG, que es la empresa que opera y gestiona el fútbol. Sus accionistas son el FC Bayern München eV (el club asociativo), con el 75% de las acciones, y en la secuencia 3 empresas que no necesitan presentación: Audi, Adidas y Allianz, cada una con el 8,33% de las acciones.

Bayern cuenta con un consejo de supervisión formado por profesionales altamente cualificados y con experiencia interdisciplinar, entre los que destacan el presidente de Volkswagen, el director legal de Adidas, el CEO de Deutsche Telekon y el ex primer ministro bávaro.

De forma organizada y coherente, a mediados de 2019 el club anunció que el actual CEO, Karl-Heinz Rummenigge, dimitiría y sería reemplazado por otra leyenda del club, Oliver Kahn, a partir del 1 de enero de 2022. Kahn es parte del consejo ejecutivo del club desde enero de 2020.

En la temporada 19/20, el club obtuvo ingresos superiores a R$ 4,5 mil millones, una reducción de casi 400 millones respecto a la temporada anterior por el coronavirus y una ganancia después de impuestos de más de 60 millones.

Esto es lo que se espera de un club de fútbol: estabilidad institucional y financiera. Si el modelo de negocio no es la solución a todos los males del mundo, creo que al menos aún no han inventado nada mejor.

El modelo de entidad “sin ánimo de lucro” es arcaico, corporativista y capaz de generar frecuentes inestabilidades organizativas y económicas. Basta mirar la realidad del fútbol brasileño para llegar a esta conclusión, aunque muchos hacen una fuerza gigantesca para no verlo y pretender que tenemos el mejor modelo del mundo. Después de todo, los clubes no pueden tener dueño.

Vuelvo al ejemplo del Bayern, que, en mi opinión, es el club con mayor credibilidad corporativa del fútbol mundial. En lugar de elecciones insanas que traumatizan profundamente la organización del club (y el ejemplo de Vasco da Gama está maduro para el análisis), buscamos una transición de gestión con serenidad, transparencia y tiempo.

En el caso brasileño, considerando que no es legal y deportivamente posible que una empresa invierta con seguridad jurídica en un club que tiene el formato de asociación, la única forma posible de hacerlo es la conversión en sociedad limitada o anónima.

Es importante destacar que no son las leyes las que resolverán mágicamente los problemas del fútbol brasileño. Pero son las leyes las que pueden indicar el camino para cualquiera que quiera buscar libremente estas soluciones.

Por eso necesitamos urgentemente un marco regulatorio para la transformación de los clubes de fútbol en una sociedad empresarial y es fundamental que el Senado Federal cumpla su función y vote el proyecto de ley que fue aprobado en la Cámara en 2019 y que aún hoy se encuentra archivado.

Por razones como las expuestas aquí, lamentablemente durante muchos años el fútbol brasileño ha estado fuera de la ruta de inversión en clubes de fútbol. En Sudamérica ya he tenido la oportunidad de presenciar o actuar en transacciones en las que inversionistas preferían invertir en clubes de Uruguay o Chile, por ser países con mayor estabilidad jurídica y que contaban con leyes específicas para inversiones corporativas en clubes de fútbol, que invertir en Brasil.

En 2021, para sorpresa de muchos, incluido yo mismo, el City Football Group, propietario del Manchester City, se unió a un club en Bolivia. Y nada de Brasil. ¿Como asi?

Necesitamos entrar en la ruta de la inversión internacional. Hoy en día existe una gran liquidez global para inversiones en negocios de riesgo y el fútbol es uno de esos activos. El interés externo se queda solo en el talento del jugador brasileño. Necesitamos igualar un poco más esta relación. Es necesario generar interés no solo en la compra de jugadores, sino también en la compra de clubes. El fútbol y la economía brasileños se lo agradecerán.

* Eduardo Carlezzo. Abogado, socio de Carlezzo Advogados, especialista en derecho deportivo y autor del libro Derecho Deportivo Corporativo, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..


Todos os Direitos Reservados | 2020
Whatsapp
Close and go back to page